Cáncer
de Tiroides

Cuando las células tumorales están ubicadas en el tiroides, hablamos de cáncer de tiroides.

En el tiroides pueden aparecer bultos o  nódulos, que pueden corresponder a tumores benignos (o no cancerosos) o malignos (cancerosos). El 95 % de los tumores tiroideos son benignos.

Los tumores benignos se suelen originar de las células foliculares tiroideas, y formar nódulos únicos, o bien múltiples, denominándose entonces bocio multinodular. Por lo general, estos tumores son quistes, es decir contienen líquido, aunque en ocasiones son más sólidos como por ejemplo los nódulos hiperplásicos, y estos tienen más probabilidad de ser cancerosos.

La mayoría de los cánceres de tiroides son diferenciados y se originan de las células foliculares. El más frecuente es el carcinoma papilar con una frecuencia de 8 de cada 10 cánceres de tiroides. Estos suelen crecer muy lentamente y a menudo se propagan a los ganglios linfáticos del cuello. Sin embargo, suelen tener muy buen pronóstico y pocas veces causan la muerte.

El siguiente en frecuencia es el carcinoma folicular que representa 1 de cada 10 cánceres de tiroides. A diferencia del papilar, raramente se propagan a los ganglios linfáticos, pero si que lo pueden hacer a otras partes del cuerpo, como los pulmones o los huesos. Su pronóstico no es tan favorable como en el carcinoma papilar, pero sigue siendo muy curable en la mayoría de los casos.

Existen otros tipos de cáncer de tiroides, pero mucho menos frecuentes que los carcinomas diferenciados. El carcinoma medular que se origina de las células C que son las que producen la hormona calcitonina, que se encarga de controlar el calcio en la sangre. Algunas veces pueden propagarse a los ganglios linfáticos, pulmones o hígado, incluso antes de que se detecte un nódulo tiroideo. Este tumor tiene un pronóstico menos favorable, pues no capta yodo radiactivo que es usado para eliminar células tumorales en los carcinomas diferenciados.

El carcinoma anaplásico o indiferenciado es una forma poco común de cáncer de tiroides, representa alrededor de un 2% del total. A menudo se propaga rápidamente hacia el cuello y otras partes del cuerpo, siendo difícil de tratar en el momento del diagnóstico, con un pronóstico muy malo.

Otros posibles tumores, pero mucho menos frecuentes, son los que se originan en otro tipo de células presentes en la glándula tiroides como los linfomas, sarcomas y carcinomas de paratiroides.

Información complementaria

Ensayos clínicos

Complejo hospitalario Valencia
Edificio Antonio Llombart Rodríguez
Edificio José Simó
Edificio Consultas Externas
Nuevo edificio
Edificio Trade Center
Edificio Cruz
Otras unidades
VALENCIA Unidad de Diagnóstico Precoz
ALCOY Unidad de Radioterapia
CUENCA Unidad de Radioterapia
© 2015 IVO Fundación Instituto Valenciano de Oncología

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario en la web. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies. Para mayor información pinche en el siguiente enlace.

ACEPTAR